Derecho a la Inclusión Laboral de Personas Con Discapacidad, LGBTTTI y Mujeres

Las organizaciones de la sociedad civil de los estados Lara, Yaracuy y Portuguesa, se muestran altamente preocupadas por la falta de inclusión laboral de las personas con discapacidad, las mujeres y las personas sexo-diversas (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros, Travestis y Transexuales), las cuales han sido discriminadas por la sociedad durante años, impidiéndoles su desarrollo personal y social; al punto que han sido considerados personas pocos capaces de contribuir con el desarrollo del país. La discapacidad no es un atributo de algunos con respecto a otros sino una condición que puede afectar a cualquier  miembro de la sociedad sin importar edad, sexo, status social-educativo-laboral o ubicación geográfica, es decir nadie está exento de tener una discapacidad.

Esta situación infringe el derecho a la igualdad en el acceso a un trabajo digno, consagrado en la Constitución y en las normas internacionales de derechos económicos, sociales y culturales, y específicamente viola la Ley Nacional para las Personas con Discapacidad, la Ley Orgánica del Poder Popular contempla la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de genero (art.3), así como la Sentencia del Tribunal Supremo de Justicia 08-190 de la Sala constitucional, que prohíbe expresamente la discriminación por orientación sexual en Venezuela, y la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida libre de Violencia. Las causas de esta problemática se ubican en la ausencia de sensibilización social con respecto a estos grupos, lo cual genera exclusión social.

Estas organizaciones proponen la realización de una campaña pública, con apoyo de las gobernaciones de los estados, para promover el derecho a la inclusión laboral y la igualdad de oportunidades de los grupos discriminados. Esta campaña llevaría por nombre “Por la Igualdad, No a la Discriminación, Mis Derechos también son Humanos”, y estaría orientada a informar sobre los derechos laborales para que las personas con discapacidad, LGBTTTI y mujeres puedan exigirlos, y también a crear conciencia para eliminar la discriminación de cualquier tipo en las entidades públicas y privadas. Consistiría en la entrega de volantes acompañados de charlas en centros comerciales, programas de radio, TV y medios comunitarios, talleres en organizaciones comunitarias y centros universitarios.

Anuncios